1

Paseos y Diversión = Grandes Premios.

1Lo más emocionante para un perro son esos momentos de paseo y diversión -bueno a quién no le gustan esos momentos-.

Muchos perros aprenden a llevarle la correa a sus dueños para llamar su atención y conseguir una buena caminata, y un clásico que no podemos olvidar es la cara de felicidad que pone tu perro cuando tomas las llaves, le pones la correa y por fin: ABRES LA PUERTA.

También tenemos el caso de los perros que enloquecen cuando ven que estás listo para jugar a la pelota. Algunos babean, giran, ladran e incluso corren para adelantarse a tu próximo lanzamiento.

Ya que te hicimos recordar lo feliz que se pone tu perro al pasear o jugar, te vamos a recomendar los siguientes hábitos:

Para los paseos:

  • Antes de tomar la correa o de mencionar la palabra “calle“ o “parque“, pídele a tu perro que se siente y que se quede quieto. Una vez que lo haya hecho bien, felicítalo y entonces sí: toma la correa. Procura no alborotar demasiado a tu perro. No le digas cosas como“¿Sí, verdad? ¿Sí quieres salir? ¿Quieres ir al parque? ¡Sí, yo sé que sí! Muy bien vamos, vamos”. Al hacer eso, eventualmente convertirás el ritual de “salir a pasear” en una verdadera locura.
  • Una vez que tengas la correa en la mano, pídele de nuevo que se siente y se quede quieto. Ponerle la correa no debe ser un problema.
  • Camina con él hacia la puerta y antes de abrirla, pídele que se siente y se quede quieto. Abre la puerta y mientras lo haces insí­stele a tu perro en que se quede quieto. Cuando tú hayas salido primero, entonces sí­, dile que te siga.

Para los juegos:

  • Aprovecha el juego como premio para recompensar a tu perro por haber practicado su rutina de obediencia.
  • El juego es una excelente herramienta. También puedes utilizar la obediencia y el juego intercalados. Por ejemplo, antes de lanzarle la pelota a tu perro para que vaya por ella, pí­dele que se siente o que se eche, una vez que te haya obedecido dile “muy bien” y lánzale la pelota.

Estas prácticas te darán los siguientes beneficios:

  • Mantener el control de tu perro durante el ritual de salida.
  • Lograr que salga a la calle en un estado relajado.
  • Evitar el riesgo de que se vuelva una costumbre que tu perro salga disparado cada vez que abras la puerta de tu casa. Por seguridad del perro y de la gente que pueda estar pasando fuera de tu puerta, es vital que lo puedas controlar antes de salir.
  • Convertirás el paseo en un premio para tu perro. Un premio que lo recompensará por su buena conducta y obediencia antes de salir.

Con estos sencillos hábitos, tendrás un SUPER CACHORRO; un perro educado y motivado a seguir aprendiendo ;)

Powered by Facebook Comments