Que mi perro acuda siempre a mi llamado

La primer regla para lograr que tu Super Cachorro acuda cuando lo llamas es: nunca lo regañes cuando se haya ido lejos. Siempre felicítalo y prémialo al regresar hasta donde estás.

Una escena común es la siguiente: estás en el parque y tu perro se aleja. Tú le gritas «Max, ven», una y otra vez. Cuando por fin Max te hace caso y acude a tu llamado, lo que tu haces es decirle «Eso NO se hace Max, ¡aquí te quedas!», y le pones la correa. Eso es lo peor que podemos hacer con nuestros Super Cachorros. Para ellos no resultará nada atractivo acudir a nuestro llamado y de hecho lo evitarán; pensarán algo como: «Para qué voy si me van a regañar, está mucho mejor seguir olfateando por acá». El chiste es que para tu Super Cachorro siempre sea motivo de felicidad y fiesta acudir cuando lo llamas.

Para empezar a «entrenar» este ejercicio, siempre deberás tener premios a la mano (mini trocitos de salchicha de pavo suelen funcionar muy bien). Practica todo el tiempo, todas las veces que puedas, en la casa, en el parque, incluso en los paseos con correa. En cualquier momento llama a tu perro por su nombre y en cuanto acuda, felicítalo y dale un premio.

  • Llámalo por su nombre cuando le vayas a dar de comer o cuando vayan a salir a pasear.
  • En el paseo con correa, llámalo y en cuanto te voltee a ver y crucen miradas, en ese momento prémialo y felicítalo y continúen con el paseo.
  • Cuando estén en el parque y tu Super Cachorro esté caminando sin correa, llámalo y cuando acuda a tu llamado, prémialo en mayor medida (renunciar a cualquier actividad que está haciendo en el parque como olfatear o jugar con otros perros, merece una gran recompensa). Asegúrate de que el premio sea lo suficientemente atractivo como para superar la distracción.
    *De esta manera estarás reforzando esa conducta tan deseada y tu Super Cachorro sabrá que hacerte caso siempre trae cosas buenas.

Con el tiempo podrás eliminar los bocadillos y solamente premiarlo con un buen y efusivo apapacho. Aunque te recomendamos de vez en cuando darle un premio suculento para reforzarlo. También puedes premiarlo con su juguete favorito.

Recuerda que para que tu Super Cachorro te haga caso, hay que evitar a toda costa que te relacione con experiencias negativas. Si siempre lo llamas para regañarlo, será mucho más difícil lograr que se emocione por estar a tu lado. Por el contrario, si tu Super Cachorro te relaciona con experiencias positivas, no tendrás problemas para que te obedezca.

Generar vínculos positivos entre nosotros y nuestros perros hará que la relación sea mucho más sólida, amorosa y estrecha.

[EPSB]

[/EPSB]