Perros que detectan cáncer

Un perro en Japón fue capaz de detectar cáncer de intestino a través del olor en el aliento de las personas, según nuevas investigaciones.

“Aprovechamos la excelente habilidad de los perros para distinguir olores para examinar si los materiales de alguna esencia en particular pueden ser usados para diagnosticar cáncer colorrectal”, dijo el Dr. Hideto Sonodo en su estudio, que fue publicado en el diario médico Gut.

En el nuevo estudio, los investigadores recolectaron muestras de aliento y de heces de pacientes con cáncer colorrectal (intestinal). Colocaron una muestra de cáncer y cuatro muestras de elementos distintos no cancerígenos en contenedores de madera azul, y en una serie de pruebas de “olfato”, se le pidió a un labrador negro que buscara el contenedor donde se encontraba la muestra con cáncer.

El perro reconoció la muestra de cáncer en 33 de 36 pruebas de aliento y en 37 de 38 pruebas de heces. Es casi tan preciso como una colonoscopía que intenta detectar cáncer intestinal.
En algunos casos, las muestras son obtenidas de pacientes con cáncer de intestino en etapas iniciales, lo que sugiere que los compuestos químicos que dan al cáncer colorrectal su característico olor podrían estar presentes desde el principio de la enfermedad.

Actualmente, los médicos usan una prueba de sangrado oculto en las heces para encontrar presencia de cáncer en sus etapas iniciales, pero los autores del estudio notaron que la prueba es precisa en sólo uno de diez casos. Una prueba de bajo costo y más precisa para detectar cáncer de intestino a tiempo podría ayudar a combatir la enfermedad, pero no esperan que los perros suplan las pruebas de cáncer colorrectal.

Puede ser difícil aplicar el juicio olfativo canino en las prácticas clínicas debido al gasto y tiempo que se requiere para entrenar y educar al perro”, dijo Sonodo.

Si se identifican los químicos específicos que producen el olor de cáncer colorrectal, Sonodo dice que algún día un sensor podría sustituir el sentido del olfato del perro.

El perro aprendió a buscar la enfermedad en el Centro de Capacitación Olfativa de Cáncer St. Sugar en Chiba, Japón.

 


FUENTE: CNN.com