Los Perros en la Mitología – Última Parte

Esta es la última parte de nuestra serie de artículos: los perros a través de la historia y su importante papel en diferentes culturas.

Argos

Argos fue el perro de Odiseo, rey de Itaca y esposo de Penélope. Odiseo crió a Argos desde pequeño y lo enseñó a correr cabras monteses, liebres, ciervos. No había quién lo igualara, pero al partir tuvo que dejar a su adorado Argos, éste al no tener a su amo y al no tener quién se encargara de él, la tristeza lo invadió.
Argos esperó a su amo Odiseo durante 20 años, estando seguro que iba a regresar. Pasaba acostado, abandonado sobre el estiércol de mulos que los siervos juntaban para abonar el campo.
Después de 20 años Odiseo vestido con harapos, regresó a su casa y sólo su perro Argos lo reconoció. Cuando lo vio, movió la cola y dejó caer sus orejas, ya no pudo salir a recibir a su querido amo. A Odiseo se le cayó una lágrima al ver el estado de su perro y le preguntó a Eumeo. “¿Es extraño que ese perro esté tumbado sobre el estiércol?”
Y él le contestó «ese perro perteneció a un hombre que murió lejos de nosotros, lejos de su Patria. Si lo hubiera conocido cuando su dueño lo dejó, era hermoso, no se le escapaba ninguna fiera, ni aún en el espeso bosque, era muy hábil para seguir el rastro. Desde que su amo murió lejos de su Patria, lo aquejan distintos males, las mozas ya no quieren atenderlo, ni hacer los trabajos que el dueño de casa mandaba a hacer».
Diciendo esto Odiseo entró en el palacio y Argos muere después de reconocer a su amo, tras esperarlo durante 20 años, siendo el único que lo reconoció a su regreso.

Garm

Garm o Garmr es el terrible perro que guarda las puertas de la morada de Hela en el Niflheim. Éste se presenta con el pecho ensangrentado frente a Odín cuando el dios Aesir intenta llegar hasta la Vala para conocer el futuro de su hijo Baldr. En el Ragnarök se enfrentará con Tyr.

Hellhound

Un hellhound es un perro ó sabueso del Infierno. Según la mitología, y la ficción. Los perros son muertos vivientes con una apariencia que puede recordar a unos perros de gran tamaño. Normalmente acompañan a los guardabosques esqueletos o a los jinetes muertos. En apariencia, suelen verse de color negro algo esquelético, ojos rojos ó amarillos, además de poseer una enorme fuerza y velocidad, suelen oler a muerto y en ocasiones tienen la habilidad de hablar. En algunas creencias dicen que si una persona los puede ver físicamente, significa que se le aproxima la muerte, ya que son invisibles como los fantasmas. Los perros del infierno están asociados con el fuego, y pueden tener habilidades al respecto, porque usualmente están encargados de resguardar la entrada al inframundo, a los muertos, a las almas perdidas y tesoros sobrenaturales. Existe una leyenda de que si alguien los ve a los ojos tres veces, la persona morirá instantáneamente.

Ukopi

Ukopi también llamado Uko Thepo es el nombre que reciben, en la mitología y el folclore tailandés, unas criaturas metamórficas que se dicen que en su origen son perros abandonados por sus amos. Encontrar un Ukopi es símbolo de mal augurio, para solventar el mal presagio, inmediatamente la noche posterior a verlo es necesario dejar fuera de casa alimentos para éste, de lo contrario, el Ukopi seguirá a dicha persona provocando gran infortunio.
La mitología es súmamente entretenida e interesante, y para los amantes de los perros como nosotros, es un deleite leer y conocer el papel tan importante que han jugado los perros a lo largo de la historia.

No te pierdas: “Perros en la Mitología – Primera Parte” y «Perros en la Mitología – Segunda Parte»

[EPSB]

[/EPSB]