Acumuladores

Investigación: Acumulación de perros y gatos

Los perros forman parte de nuestra sociedad y de muchos núcleos familiares. Nuestra relación con ellos, en la mayoría de los casos, aporta muchos beneficios, pero que en determinadas situaciones, y en relaciones «llevadas al extremo», pueden resultar perjudiciales. Como cuando olvidamos que ellos tienen necesidades especiales de acuerdo a su especie, tanto de salud física como mental.

Desde el punto de vista de la psicología, es natural que se ame o sienta afecto hacia los perros. Pero si este sentimiento se reproduce de forma obsesiva y excesiva entonces la relación puede dañar el estado emocional de la persona, hasta un punto de confusión y perdida de objetivos, haciendo que el sentido de la vida gire en torno al perro, e incluso llevando a caer en la despreocupación sobre otros aspectos igual de importantes de la vida; incluyendo en esto las necesidades básicas del perro, como las de la persona que deposita toda esa atención.

Llevado al extremo, esta relación obsesiva puede llegar a destapar casos de acaparación o acumulación de animales, una trastorno conocido como el «Síndrome de Noé». Se trata de una condición de aspecto psiquiátrico caracterizado por la acumulación de animales que permanecen hacinados en los domicilios de las personas afectadas. Normalmente se trata de perros y gatos, y sus propietarios, quienes están emocionalmente inestables, no logran proporcionar los cuidados básico que todo ser vivo necesita.

Científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) han publicado en la revista Animal Welfare el primer estudio en España y uno de los primeros en Europa que aporta datos sobre este trastorno, que tiene consecuencias muy negativas tanto para la salud de las personas que lo sufren como para la de los animales.

Según la investigadora Paula Calvo, este es el «primer paso para el reconocimiento social de este síndrome que preocupa cada día más a las administraciones, ya que se está convirtiendo en un grave problema de salud pública. Aún no existen protocolos de actuación estandarizados para realizar intervenciones en estos casos».

Los investigadores creen que este trastorno tiene implicaciones en salud mental, bienestar animal y salud pública y, por ello, reconocer su presencia en nuestra sociedad es el primer paso para identificar y detectar precozmente los casos y enfrentarlos lo más eficientemente posible.

Hasta ahora todas las investigaciones que existen sobre el tema se han llevado a cabo en los EE.UU., Canadá y Australia, pero con este estudio se ha demostrado, por primera vez, que este trastorno también ocurre en Europa, con características similares. La información recopilada en esta investigación también nos da la pista perfecta para reconocer que en todas partes del mundo este trastorno puede ocurrir, por razones y situaciones similares. Por el momento, los datos no son suficientes para conocer el porcentaje de la población, en España ni el mundo entero, que padece este trastorno, tampoco es posible encasillar y entender el perfil de las personas que acumulan animales, ya que cada individuo es único y su historia de vida será uno de los puntos a analizar cuando se trata de un diagnóstico que indique una inestabilidad mental.

Referencia: Characteristics of 24 cases of animal hoarding in Spain. P Calvo, C Duarte, J Bowen, A Bulbena and J Fatjó. Animal Welfare. Doi: 10.7120/09627286.23.2.199. Todos los datos reunidos, el desenlace y los resultados de la investigación se encuentran en el Animal Welfare Journal, dedicado a la difusión de estudios, investigaciones y avances científicos que beneficien el bienestar de todos los seres vivos de nuestro planeta, disponible para todo el mundo. 

Powered by Facebook Comments

Te recomendamos: