Excálibur y el ébola

(Madrid, España) — El pasado 8 de Octubre, del año en curso, el virus del ébola cambió la vida de un Super Cachorro para siempre y no precisamente por su contagio…

Tras conocerse el fatal destino del perro Excálibur, el fiel compañero de la auxiliar de enfermería española infectada con el virus ébola, se abrió la polémica y duda sobre la posibilidad de que los perros también pueden contraer el virus y ser agentes de contagio para humanos.

Lo que se sabe acerca del contagio del ébola entre perros y humanos

Lo que se sabe en realidad es poco. Los únicos contagios de ébola a humanos por parte de otros animales demostrados, son de murciélagos, simios e incluso algún antílope, ésta información fue comprobada por el presidente del Consejo General de Veterinaria en España, Juan José Badiola.

Durante un brote de ébola en el 2001 y 2002, un estudio realizado en Franceville, Gabón, por Eric Leroy, director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas y su equipo, sugiere que los perros sí pueden ser contagiados, sin mostrar síntoma alguno. Los investigadores examinaron a 439 perros de distintos pueblos y ciudades que fueron vistos comiendo cadáveres de animales infectados con el virus. De esas muestras, en promedio 9 de cada 25 perros, evidenciaron anticuerpos del ébola, por haber estado expuestos al virus o infectados. Sin embargo, ninguno de ellos presentaron evidencia de contagiar a humanos.

El estudio mencionado no permite saber con certeza si las personas corren el riesgo de ser infectadas por un perro, pero hasta la fecha no se sabe de ningún caso documentado entre perros y humanos.

Otros expertos, como el doctor Stephen Korsmann, de la Universida de Cabo Verde, dice que la única forma de contagio por parte de los perros es por mordisco o con una lamida en la boca o herida. Lo que dicen los experimentos sobre otros animales que están contagiados por ébola es que su orina, saliva o excremento pueden contener el virus. De ello, se deduciría, en teoría, que un perro que estuvo en contacto con la orina, saliva o heces de un animal infectado podría trasmitir el virus al lamer o morder a una persona.

excalibur_insert

La decisión para Excálibur

Como se informó durante esta semana, la Comunidad de Madrid mandó una orden judicial para el sacrificio de Excalibur, asegurando que «existen datos —específicamente el estudio de Gabón antes mencionado— que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del ébola, lo que indica que los perros pueden tener el virus sin mostrar pista alguna.

Por ello, la Consejería de Sanidad del ayuntamiento a dicho en un comunicado: “La existencia de este perro de compañía, Excálibur, que ha estado en contacto directo con la paciente infectada por el virus del ébola, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, supone un posible riesgo de transmisión del virus al humano”. Incluso a pesar de no tener información real sobre el contagio de perros a humanos, el sacrificio se llevó a cabo.

El doctor Peter Cowen, veterinario de la Universidad del Estado de Carolina del Norte, quien se dedica a llevar investigaciones sobre los riesgos de contagio de enfermedades por animales, cree que las autoridades españolas han reaccionado de forma exagerada.“«Creo que es muy desafortunado que estén pensando en sacrificar a ese perro. En cambio deberían estudiarlo, en realidad», dijo Cowen.

Eric Leroy y sus compañeros, expertos en el papel los perros en los brotes de ébola, afirmaron que no era necesario sacrificar a Excálibur. Incluso comunicó a todos los medios españoles que la muerte de Excálibur no era necesaria, que la ciencia podía trabajar de la mano con él para encontrar respuestas nuevas acerca del virus, era necesario verlo desde un punto científico.

Por otra parte, el dueño de Excálibur, esposo de la paciente con ébola, se negó rotundamente a sacrificar la vida de su perro desde el primer momento. Después de denunciar por medio de redes sociales, más personas alrededor del mundo comenzaron a unirse a la causa. La página web «change.org», había puesto en marcha una campaña para recolectar 300.000 firmas a fin de evitar que las autoridades sanitarias llevaran a cabo acciones tan drásticas. Muchas personas en Madrid marcharon, protestaron. Alrededor del mundo se unieron en grupos de defensa presencial y virtual, a favor del derecho a la vida que Excálibur tenía. Sin embargo, sin pruebas ni argumentos, la vida de Excálibur fue terminada. Nada fue suficiente para cambiar su destino.

Los mitos y los rumores sobre el brote de ébola en África Occidental y los distintos casos alrededor del mundo dificultan la labor de los médicos y provocan en ocasiones pánico innecesario. El Huffington Post de España publicó un artículo donde aclaran algunas de las falsas creencias sobre el virus VISITA EL ENLACE AQUÍ