Cuidado con los sedantes

Los sedantes son una clase de fármacos destinados para reducir la excitación y agitación del cuerpo, son utilizados para producir calma involuntaria ante situaciones específicas, tanto en humanos como perros.

Es importante saber todo sobre el sedante que «necesita» tu perro antes de permitir la administración. Tu tarea es preguntar:

  • ¿Por qué es necesario sedarlo?
  • ¿Qué tipos de sedantes existen y cuál es el indicado?
  • ¿Es necesario hacer estudios previos?
  • ¿Para qué servirá el sedante que va a ser administrado?
  • ¿Qué efectos secundarios puede tener?
  • ¿Qué contraindicaciones tiene el sedante?
  • ¿Qué riesgos corre un perro al ser sedado?
  • ¿Cuánto tiempo tardará en pasar el efecto?

Si tienes oportunidad busca en internet a través de Google el nombre del sedante. Actualmente, en internet existe información disponible sobre la mayoría de los medicamentos que hay en el mercado. Esto podría ayudarte a corroborar si lo que te ha dicho el veterinario es correcto.

Muchas veces acudimos con el veterinario y al momento en que le recetan a nuestros perros ya sea medicamentos, inyecciones, pomadas, etc. confiamos ciegamente sin cuestionar y simplemente administramos la receta.

Afortunadamente hay excelentes veterinarios que además de ser 100% profesionales y confiables, cumplen el código de ética de los médicos. Sin embargo, no todos son así, existen personas que ejercen la profesión a medias, dicen ser veterinarios y no cuentan con un título profesional poniendo en riesgo la vida de nuestros perros.

A simple vista podría resultar difícil saber si un veterinario es confiable o no, pero basta con que nosotros pongamos atención, preguntemos y participemos en las consultas para poder darnos una idea más certera de por qué tu perro necesita ser sedado.

Recuerda que una de tus responsabilidades como Super Dueño es comunicar a tu veterinario todo lo que puede padecer tu Super Cachorro, eso te convierte en su traductor oficial ante cualquier situación.

Sobre sedarlos en viajes

Lo peor que puedes hacer es permitir que tu Super Cachorro sea sedado para viajar en autobús o en avión. El sedante puede provocar que se ahogue con su lengua o saliva. Cuando el sedante empieza a perder efecto un perro puede sufrir mareo o nausea y correr también el riesgo de ahogarse con su propio vómito.

Siempre que un perro está sedado, necesita estar bajo supervisión constante.

Una nota adicional sobre los viajes: viajar en autobús para un perro puede ser fatal (a menos que viaje contigo en tu asiento). Normalmente sólo les permiten viajar en la cabina de equipaje. Esta cabina se encuentra en la parte de abajo del camión junto al motor. En dicho espacio las altas temperaturas junto con la falta de oxígeno y el exceso de mónoxido de carbono pueden ser mortales. A lo anterior debemos sumar el hecho de que viajar en un espacio como ese puede ser demasiado estresante para un perro. Por favor no permitas que viaje en cabinas de equipaje en autobuses. Si no puede viajar contigo en auto o no lo puedes enviar al lugar de destino en avión, entonces es mejor que se quede en un hotel para perros o en casa de amigos y familiares.