Perro En Casa

Cómo vivir exitosamente con perros

Es increíble notar cómo somos muchísimas las personas que vivimos con perros y lo difícil que resulta integrarnos como sociedad, lo difícil que puede llegar a ser incluso rentar una vivienda cuando los perros son parte de nuestro hogar. Pero, ¿por qué? La respuesta es simple: las necesidades de los perros no están siendo satisfechas.

Cuando un perro no tiene sus necesidades cubiertas, podemos esperar diversos problemas tanto de salud como de conducta y esto ‘hace olas’. Si tu perro está aburrido o encerrado todo el día en un patio, seguramente empezará a ladrar mucho, los vecinos se molestarán y empezarán las quejas. Así vamos acumulando ‘problemas caninos’.

Los problemas caninos no son responsabilidad de los perros sino de los humanos.

A continuación exploraremos aspectos básicos que nos ayudarán a lograr el éxito cuando vivimos con perros:

Paseo diario

La falta de paseo es la causa número uno de problemas de conducta en perros. Depende del espacio en el que vivamos, un perro necesitará más o menos paseo fuera de casa.

  • Si vives en departamento, lo ideal es que tu perro tenga un paseo largo de entre 40 y 60 minutos cada día y dos salidas más de por lo menos 15 minutos. Esto le permitirá ir al baño, despejarse, explorar el entorno y poder permanecer tranquilo y bien comportado dentro de casa.

No importa si tienes uno, dos o tres perros, todos tienen necesidades similares en cuanto al paseo.

Es indispensable que el paseo sea recreativo para tu perro y no un tortuoso intento de caminado junto. Olvídate y deshazte de los collares de ahorque, castigo, pinchos, si quieres saber cómo evitar que tu perro te jale mientras paseas con él, haz click aquí.

Las herramientas ideales para pasear son:

  • Correa de 5 metros
  • Arnés o pechera

Un paseo de calidad, en el que el perro desarrolla sus sentidos y tiene la posibilidad de expresar su naturaleza, es aquel en el que se le permite la libertad para explorar el entorno, marcar donde quiera, evacuar cómodamente y olfatear todo a su paso.

Acceso al interior del hogar

Los perros que viven aislados en jardines o patios, suelen tener carencias en el área afectiva. El vínculo con la familia humana no es tan fuerte y esto puede traer como consecuencia:

Desobediencia:

Como el perro no tiene un apego sano y adecuado, tampoco le dará mucha importancia a las peticiones o necesidades la familia humana. Como no se fomenta el vínculo directo, el perro no sabe cómo responder ni complacer lo que el humano desea.

Malas conductas dentro de casa:

Como el perro no pasa tiempo dentro, tampoco tiene oportunidad de aprender ‘los usos y costumbres’ del interior del hogar, por lo tanto si algún día por alguna razón llegara a entrar, es muy posible que tengamos destrucción de objetos, pipí y popó dentro de casa, entre otras conductas.

Malas conductas fuera de casa:

Por más grande que sea el jardín, el hecho de vivir en el mismo sitio todo el tiempo acaba por aburrir al perro, esto lo llevará a buscar nuevas formas para entretenerse como: destruyendo plantas, haciendo hoyos en el jardín y mordiendo cualquier objeto que pueda encontrar en su entorno.

Depresión y Ansiedad:

Los perros son mamíferos sociales y requieren del vínculo afectivo con otros individuos para ser felices. Si en algún momento generaron vínculo con el ser humano y de pronto la cercanía con las personas se trunca y se impide, el perro sufrirá cayendo en letargo y depresión o bien en estados de ansiedad y estrés agudos.

Ansiedad por separación:

Cuando limitamos y privamos al perro del contacto social que requiere, será mucho más fácil que desarrolle problemas serios de ansiedad por separación. Esto se reflejará en destrucciones severas en el jardín, ladridos excesivos e incluso aullidos cuando se queda solo y demasiada excitación o hiperactividad cuando llega tener contacto con su familia humana.

Ladridos excesivos:

Los perros que viven con una familia pero separados de ella, es decir siempre en el jardín o patio, tenderán a ladrar en exceso. Esto es ocasionado por aburrimiento, sensación de abandono, desarrollo de estereotipias (conductas de tipo obsesivo compulsivo), frustración alta (por no poder estar cerca de los estímulos que se presentan – personas dentro de casa, personas fuera de la reja, perros fuera de la reja, etc)

Más sobre la importancia del acceso al interior del hogar, aquí.

Por más que pueda parecer una ventaja que los perros sólo estén en el jardín, no lo es. A la larga tiene consecuencias negativas para todos.

Juguetes adecuados

Para tener éxito dentro de casa, es vital tener juguetes adecuados para los perros como:

Cariño y contacto físico

Para los perros es importante el contacto físico. Dentro de tu rutina, no dejes de incluir un momento de relajación en donde estés tranquilo con tu perro, sin jugar rudo ni tosco, sino un momento en el que te permitas acariciarlo, cepillarlo e incluso darle un masaje.

Esto a ti también te traerá grandes beneficios: bajará tu presión arterial, disminuirá tu estrés, te pondrá en sintonía con la naturaleza y se activarán los poderes curativos de tu perro ;)

Educación por motivación

La educación que tiene como principio castigar los errores del perro, genera miedo, dolor y desconfianza. Aunque funcione a nivel práctico y de resultados, las consecuencias para el perro son terribles. El vínculo afectivo será lastimado una y otra vez y lejos de que tu perro confíe en tí, te seguirá y te hará caso por temor y para evitar el dolor.

Lo mejor es aprender a comunicarnos con nuestros perros de manera efectiva y tener métodos de entrenamiento que se basan en la confianza, el respeto y la motivación.

Si quieres aprender todo sobre el vínculo humano-perro, educación, entrenamiento, comunicación, lenguaje canino, alimentación, salud preventiva, modificación de conducta y más, inscríbete a nuestro Diplomado en Ciencias Caninas a Distancia.

Si quieres aprender una técnica de entrenamiento con base en la motivación y la comunicación afectiva, no te pierdas nuestro curso de entrenamiento con clicker.

Vida en comunidad

Por el bien de todas las personas que amamos a los perros y que compartimos la vida con ellos, no olvides cumplir los siguientes puntos y ser un buen vecino:

  • Recoger las heces de tu perro siempre que pasees con él
  • No permitir que ladre excesivamente ni en el día ni en la noche (para resolver este punto hay que ver qué le está faltando a tu perro)
  • Pasear con correa si es parte del reglamento de tu colonia (usar correas largas como las de 5 metros que usamos en Super Cachorros ayudará a que tu perro no se sienta tan restringido y que aunque vaya sujeto, el paseo pueda ser de calidad)
  • Hacerte responsable de cualquier desperfecto que tu perro pueda causar.

Conclusión

Si cubres estas recomendaciones, tus perros serán perros felices y equilibrados sin importar el espacio en el que vivas: una casa o un departamento con o sin jardín.

Recuerda: Si tu perro no está cumpliendo tus expectativas es porque tú no estás cubriendo sus necesidades.

Si tienes problemas serios con tu perro, contacta a un Guía Super Cachorros para que pueda brindarte apoyo y orientación.

 

Powered by Facebook Comments