2vcjsK8QR5C5izj4PW2Q Happy Pit Bull

Sobre perros que dejaron de morder, cuando las personas empezaron a escucharles

9788490765579Título: Sobre perros que dejaron de morder, cuando las personas empezaron a escucharles
Editorial: Círculo Rojo editorial
Autor: “Santi” Jaime Vidal Guzmán
Páginas: 110
Género: Cultura Canina
Año: 2014
Idioma: ESPAÑOL

 

Santi Vidal nos cuenta su visión sobre la agresividad canina. Escrito desde la experiencia, despierta la empatía del lector y la convicción de que la agresividad puede y debe ser tratada de forma amable

Fragmento

[…] Otras veces los dolores son generados por la práctica de algún deporte, lesiones leves que no hemos percibido, pero que se han producido y que van asociadas al dolor. Los problemas de espalda o cervicales en los perros también son otro del os motivos, viéndose agravado por la necesidad de que vayan atados muchas veces. Un manejo de correa inadecuado, con tirones o tensión, collares directamente asociados a generar dolor o malestar (metálicos, de pinchos o de extrangulamiento) provocan que el paseo sea muchas veces un poco de problemas, creando asociaciones muy negativas con el entorno y acumulando estrés en nuestros perros.

Algunas enfermedades también son causa de agresión, desequilibrios hormonales, problemas de tiroides, tumores, etc.

Es importante que si tenemos un perro con problemas de reactividad o agresividad, vuestro veterinario le haga un examen completo, con radiografías, analítica etc.

Aunque nuestro peludo no dé claras muestras de que algo le duele, los perros muestran y gestionan su dolor de formas muy distintas a como lo hacemos las personas. Algunos no muestran ninguna reacción excesivamente visible, simplemente un jadeo repentino, una forma distinta de moverse, más rápido o más despacio; muchas veces podemos obtener información visual por la forma de sentarse, estirarse o levantarse. Observar cómo camina nuestro perro, viéndole desde atrás, al alejarse, o desde el frente al acercarse, verle lateralmente. Podemos detectar pequeñas cojeras o movimientos anormales al caminar, no necesariamente implica la existencia del problema, pero suele ser un claro indicio que sería el indicio para visitar al veterinario.
Pág. 41.

Powered by Facebook Comments