Ramen nos enseña a superar obstáculos

Ramen Noodle es un Super Cachorro de raza French Poodle tamaño “tacita de té”. Ramen nació con sus cuatro patitas completas y todo parecía normal. Ramen nació en un criadero en donde se hace todo para que los perros adquieran ese diminuto tamaño. Sin embargo, eso tuvo un precio alto para Ramen.

Cuando tenía 8 meses de edad su primer dueño lo llevó al veterinario debido a una fractura en una pata delantera. Desafortunadamente no cuidaron bien de Ramen y no fue hasta 9 semanas después que volvieron a llevarla al veterinario. Cuando llegaron, el veterinario se sorprendio pues la patita de Ramen ya había sufrido gangrena y no tenía salvación. La amputación fue inevitable. Para ese entonces, Ramen Noodle estaba muy débil e incluso había dejado de comer. Era todo un misterio el hecho de que siguiera con vida.

Después de semanas de cuidados intensivos en el hospital, a los dueños se les ofreció la opcion de dejar a Ramen bajo el cuidado de un refugio animal. Afortunadamente los dueños dejaron a Ramen en las manos de quien había sido su enfermera de cabecera “Jaime”, una chica con quien Ramen ya había forjado un vínculo especial.

Al poco tiempo, Ramen sufrió una segunda lesión en su otra patita delantera ocasionada por un salto que dió de una silla. Una de las consecuencias de criar perros de tamaño tan pequeño es la debilidad ósea. La pata de Ramen se rompió de una manera en la que no pudo ser salvada y nuevamente la amputación fue inminente. Jaime, su dueña, estaba devastada y preocupada por la situación de su Super Cachorro Ramen… fue entonces que Ramen sorprendió al mundo entero al comenzar a caminar de pie, utilizando sólo sus patas traseras.

Hoy Ramen tiene un carrito con el que recorre junto a su dueña largas distancias y en casa camina en dos patas. Jaime y Ramen son inseparables y a través de su historia nos enseñan que la verdadera fuerza proviene del corazón y de las ganas de vivir y compartir.

Powered by Facebook Comments