Convocatorias:
Inicio / PERROTECA / Comunicación y Vínculo / Mi perro ama a mi bebé
Screen Shot 2015-07-09 at 3.36.28 PM

Mi perro ama a mi bebé

Por: Jennifer Shryock, Family Paws Parent Education (publicación original aquí)
Traducción: Fundación Super Cachorros A.C. (Trabajo en colaboración directa con Family Paws Parent Education).

“Mi perro ama a mi bebé… siempre le da besos”. Este es un comentario que escucho frecuentemente de los padres de familia y que me hace preguntar una serie de cuestiones que incluso pueden parecer  irrelevantes, tales como:  Describe los “besos” de tu perro, ¿cómo son? ¿rápidos, lentos, rápidos y después el perro se aleja? ¿Es una lamida completa o es sólo una breve lamidita? ¿El bebé está sentado y el perro se acerca o es el perro quien está en un lugar y el bebé llega hasta él? ¿Qué nivel de movilidad tiene el bebé? ¿Hay presencia de comida o restos? Muchas preguntas ¿verdad? Pues todos estos detalles nos ayudan a recopilar información que nos ayuda a tratar de entender lo que el perro está realmente comunicando con esos “besos/lamidas”. Los detalles de la acción, el contexto y los patrones de conducta, son aspectos esenciales para entender a nuestros perros.
Al final de esta publicación se muestra un video con un ejemplo de un patrón de comportamiento que yo he observado a través de los años en muchos casos que involucran la interacción entre bebés y peros. (No estoy compartiendo este video para abrir una crítica sobre las habilidades de crianza de los padres del niño, cualquier comentario al respecto será eliminado. La intención es centrar la atención en el perro y observar objetivamente la situación).

Después de escuchar una y otra vez “No entiendo, siempre le daba besos al bebé, lo amaba… porqué de pronto lo mordió?”, empecé a recopilar detalles, fotos y videos para aprender más sobre esta situación que tanto se repite. Hace muchos años, escribí algo al respecto en el afán de ayudar a los padres de familia a considerar y reconocer que los besos de un perro pueden NO ser precisamente muestras de afecto, o indicaciones de “amor”, y en su lugar tener diversos significados. En el caso de este particular patrón de conducta entre perros y bebés, me he referido a ello como “Besar para rechazar” y he propuesto considerar varias cuestiones:

1. ¿Tu perro necesita espacio?

2. ¿Tu perro necesita espacio y existe una razón para que él esté eligiendo no moverse? (por ejemplo: lugar cómodo, dolor, o algún recurso valioso como juguetes o huesos, entre otros).

3. ¿Acaso estos “besos” resultan en un incremento de espacio entre el perro y el bebé? (por ejemplo: cada vez que el perro besa al bebé en la cara, tú retiras al bebé o el bebé se aleja gateando o caminando)

En este video, el perro es tan gentil así como el niño, sin embargo esta interacción es algo que yo jamás recomendaría. Los perros que están descansando, disfrutando un hueso o comiendo, deben ser dejados a solas. Enseñar límites seguros a los niños debe ser algo que comience a muy temprana edad y por supuesto, en casa.

Dicho lo anterior, este es un excelente video que muestra un ejemplo de esta particular forma de “besar para alejar”. Existen otro tipo de intercambios en las “lamidas” que se presentan en este video, pero únicamente el segmento que analizo y comento a continuación se refiere al patrón de conducta específico que ya mencioné y al que llamo “Besar para alejar”.

En el min 1:02 Bruno (el perro) le da una rápida lamida. En el min 1:05, repite la misma lamida mientras se levanta un poco más. En el min 1:06-1:07, el niño comienza a alejarse. ¿Cómo interpreta esto la mamá en el minuto 1:09? Ella está diciendo “es suficiente” y el bebé se mueve de regreso. En el min 1:11 Bruno voltea a ver a la mamá. En el min 1:12, voltea a ver el hueso que desea pero el niño está muy cerca así que hay más “besos”. El bebé se aleja, y bruno continúa lamiendo en los mins 1:13 y 1:14. En el min 1:21, el bebé regresa por el hueso; Bruno vuelve a voltear a ver a Mamá (el adulto de confianza) para pedir ayuda o intervención. Bruno huele el hueso y entonces empieza a lamer al bebé otra vez. En el min 1:30, puedes ver los hombros hacia adelante, y más presión hacia el bebé con lamidas para intentar alejarlo. En el minuto 1:32, Bruno se levanta para seguir lamiendo al bebé mientras deja el hueso. Mamá corrige a Bruno y él trata de regresar por su hueso en el min 1:38. Todo lo que el perro quiere en realidad es poder tener un poco de espacio para disfrutar su hueso. Al final ¿los besos o lamidas sirvieron para incrementar la distancia?

 

MÁS INFO RELACIONADA CON LOS BESOS DE LOS PERROS, AQUÍ.

Deja tus comentarios:

Revisar también

JuguetesToxicos

Juguetes ¿tóxicos?

¿Te has preguntado de qué están compuestos los juguetes que mastica tu perro? ¿Qué componentes …

Live Chat Software