Los perros y el divorcio

El divorcio afecta a toda la familia y eso incluye a ¡los perros! El perro es un animal social y estrechamente ligado a las rutinas familiares y al estilo de vida. David Klien, especialista en comportamiento canino, dice que “nuestros problemas pueden provocar estrés en nuestros perros”. Dicha opinión la comparten la mayorí­a de los etólogos del mundo. Los gritos y discusiones afectan a los perros. A raíz de una separación ya sea por fallecimiento o divorcio, un perro puede presentar comportamientos destructivos y molestos como aullar, ladrar en exceso, escarbar la tierra y morder objetos.

Como ya lo hemos mencionado en diversas ocasiones, los perros necesitan de la rutina para vivir: hora de jugar, hora de comer, hora de dormir, etc. La rutina de un perro invariablemente depende del dueño. Algunos perros son más suceptibles a los cambios que otros, y les puede tomar más tiempo adaptarse a las nuevas rutinas (especialmente perros en etapa senior). En caso de divorcio, es recomendable que niños y perros permanezcan juntos ya que eso los ayuda a superar la separación.

Recordemos que tanto para los perros como para los niños, una separación siempre será mejor que presenciar numerosas discusiones y vivir en un ambiente estresado.

Aprende más sobre depresión canina y cómo ayudar a tu Super Cachorro aquí.

Powered by Facebook Comments

Te recomendamos: