Cachorros Apilados

¿Por qué los cachorros duermen apilados?

Sobre todo durante las primeras semanas de vida, los cachorros recién nacidos suelen dormir amontonados, apilados uno encima de otro y totalmente acurrucados. Pero, ¿por qué? Existen dos razones para esta particular conducta:

Temperatura

La temperatura normal de un perro adulto es de 38ºC; sin embargo, los perros al nacer llegan al mundo subdesarrollados. Esto quiere decir que sus sentidos no están aún listos para el mundo. Entre lo que un cachorro está por desarrollar se encuentra la capacidad de auto-regular su temperatura. Les lleva unas cuantas semanas lograr ajustar el termostato, por lo tanto requerirán de su entorno para poder mantenerse calientitos.

Un cachorro en sus primeros días y semanas de vida, logra una temperatura de 36ºC. Para conseguir los otros dos grados extra, necesita:

  • Un lugar acogedor. En la naturaleza, es decir. un entorno no controlado por una familia humana, una madre canina buscará una madriguera. Ya sea que ella la prepare en la tierra o que busque algún tipo de refugio para evitar corrientes de aire y poder mantener a los cachorros en un lugar cálido.
  • Sus hermanitos. En una camada es fundamental mantener a los cachorros juntos y dejarlos que se amontonen. Esto les proporciona el calor adicional que necesitan.

Contacto social

El contacto social es la segunda razón por la que los cachorros duermen amontonados. Los perros son animales altamente sociales y como tales necesitan el contacto, la compañía y la interacción desde el momento en que nacen. Cuando son cachorros esta necesidad es aún más aguda y los pequeños bebés ‘lloran y suplican’ por estar acompañados.

Si un cachorro se aísla o se separa de sus hermanos o madre, se estresará y su salud se verá afectada (tanto la salud física como la emocional).

La falta de contacto social en un cachorro dejará huellas en su conducta y personalidad para siempre.

Hay que tener especial consideración con los cachorros que son hijos únicos. Un cachorro único no tendrá la estimulación y socialización temprana que brinda la interacción entre hermanos de camada. Por lo tanto, será un cachorro con algunas carencias que afectarán su tolerancia a la frustración, el aprendizaje de límite, impactarán en la confianza en sí mismo y en la seguridad, por lo que probablemente será un perro inseguro y miedoso.

Deja que los cachorros se apilen

Si te toca ser el cuidador de alguna hembra gestante, asegúrate de que los cachorros puedan convivir y estar junto con su madre y sus hermanos el mayor tiempo posible.

Está comprobado que separar a un cachorro de su camada antes de los dos meses de edad tiene consecuencias definitivas en su desarrollo y su capacidad de socializar y adaptarse al entorno. En esos primeros dos meses de vida es cuando aprenden a “ser perros” y aprenden mucho sobre lenguaje canino, límites y juego.

La estimulación que provee la madre y el grupo de cachorros juega un papel esencial en el éxito que puede tener un perro para integrarse a la sociedad adulta.

Powered by Facebook Comments