Viernes , enero 20 2017
Convocatorias:
Inicio / PERROTECA / Comunicación y Vínculo / La mejor forma de educar
screen-shot-2016-11-03-at-3-58-18-pm

La mejor forma de educar

Cuando uno se enoja y pierde los estribos, pensamos que es culpa de todos, por eso hay que encontrar la forma adecuada de corregir un comportamiento inadecuado.

El pensar que con golpes podemos corregir, es algo retrógrada y sólo ocasionará en nuestro hijo una doble moral. 
El adolescente que se encuentra en un espacio propio donde usted ya no se encuentra involucrado, logrará llevar una doble vida, de manera que usted no se dé cuenta que le está mintiendo.
[…] Las reacciones de maltrato con humillaciones, gritos, golpes y castigos, genera que su hijo lo evada, por eso lo que usted debe de hacer para corregirlo es aplicar disciplina inteligente, ¿cómo? Empecemos por ver lo que es un castigo.
El castigo es toda sanción dolorosa cuya idea central es “si le duele, con eso va a aprender” esto es falso, ya que con el dolor viene el resentimiento, coraje y ganas de venganza.
Si usted escala la violencia, el chico se habitúa poniéndosele la piel dura y genera una actitud de “ya no me importa” y acto seguido viene la rebeldía.
La educación basada en humores y no en valores es algo incorrecto […] El aplicar golpes como medio de corrección son patrones, copiados, heredados y aprendidos socialmente.

No pego, no grito, no castigo es la mejor manera de implementar una disciplina Inteligente, ya que los gritos y castigos que usted probablemente implementa ya se los saben de memoria.

Este texto ha sido extraído de un blog de escuela para padres (de hijos humanos) donde se exponen las principales ideas de Vidal Schmill, un pedagogo especialista en la familia cuyo enfoque se ocupa de manera particular de los valores, es decir, que su propuesta encuentra en ellos su cimiento.

Así como consideramos esta propuesta para la educación de los hijos, deberíamos hacerlo para cualquier individuo; es decir, esta propuesta educativa deberíamos considerarla como la única opción para educar  y convivir con otras especies, basándonos en el respeto a su individualidad, haciendo a un lado las emociones exacerbadas y el enojo y considerando su individualidad y capacidad de raciocinio.

El castigo no siempre lleva a una conducta de enojo y venganza, otras veces genera miedo, desconfianza y una pérdida absoluta de la voluntad y la autoconfianza, conocida como indefensión aprendida.

Un perro inseguro, con miedo al maltrato o a lo desconocido, con carencias de afecto, con escasez de recursos es más probable que muerda que un perro que ha sido tratado con respeto, al que se le ha enseñado por medio de la comunicación y no del castigo.

Para entender cómo se siente un perro con la educación con castigo, basta ponerse un poco en su lugar. ¿Cómo te sentirías si alguien te grita una palabra que no entiendes y a todo lo que intentas hacer (que no es lo que esa persona quiere) recibes un jalón de una cadena que está alrededor de tu cuello?, ¿querrías seguir intentando? Y si por casualidad aciertas en la acción, no sólo no dejarán de jalarte, sino que cada vez que quieran que lo hagas volverán a jalar de tu cadena. Si muestras demasiada emoción al querer saludar a otro humano como tú, no sólo no te dejarán sino que jalarán de tu cadena y te pedirán que te sientes, ahorcando cada vez más fuerte tu cuello hasta que esa emoción se elimine por completo. Finalmente tu frustración crecerá y tu enojo será evidente, con lo cual sólo logras que tiren más fuerte de tu cuello e incluso llegarán a golpearte. Si muestras tu carácter y tratas de defenderte, pensarán que eres peligroso y te llevarán a un manicomio.

¿Crees que es una buena idea educar así?, ¿crees que así se aprende?, ¿crees que serías feliz?

A continuación hay algunas pautas de educación, tomadas de una entrevista a Vidal Schmill, léelas pensando cómo aplicarlas con todos los Super Cachorros que conozcas (en azul está la explicación para aplicarlas con los Super Cachorros).

Entrevista completa a Vidal Schmill, en W radio, 14 de septiembre de 2016.

Las funciones que deben llevar a cabo los padres son:

  • Estimular que tu hijo desarrolle su potencial y destrezas

En tu Super Cachorro: identifica las habilidades de tu perro, foméntalas y enfatízalas.

  • Para tener un vínculo con tu hijo, establece límites claros.

Sé claro y siempre congruente con lo que permitirás. Establece límites claros y que sean fáciles de cumplir.

  • Ajusta los límites conforme la edad de tu hijo

Observa las necesidades de tu Super Cachorro, dependiendo de su edad y capacidades físicas, incluso de las habilidades que vaya adquiriendo con tu educación.

  • No seas demasiado rígido, pero no seas demasiado permisivo.

Para un Super Cachorro es mucho más difícil comprender cuándo sí y cuándo no puede hacer las cosas, pero si eres claro, para él no será un factor de estrés tratar de entender. Por ejemplo, quizá no tiene permitido subir al sillón, a menos que pueda hacerlo si el sillón está cubierto. Ayúdale a entender.

  • ¿Observas la respuesta de tus hijos ante tu educación?, ¿qué tanto miedo te tiene tu hijo?

Para saber si la forma en la que educas a tu perro le genera estrés o inseguridad, observa su lenguaje e identifica señales que te indiquen si se siente incómodo. Cambia inmediatamente tu forma de hablarle y trata de ser claro.

  • No hagas niños obedientes, haz que te hagan caso, que te crean y que te escuchen.

Una obediencia con miedo no es obediencia, es evitación. Haz que tu perro te vea como una referencia, que prefiera estar contigo porque conviven bien, no que prefiera huir porque te tiene miedo. Genera un lazo de afecto y comunicación que sea la base de su entendimiento.

  • No esperes que te obedezca a la primera, si le dijiste apaga la tele y no la apagó inmediatamente sino en el anuncio, no creas que tienes un mal hijo o un hijo rebelde.

Debemos ser un poco flexibles en la respuesta que esperamos de nuestros Super Cachorros, quizá no atiende al llamado de inmediato, sino que termina de olfatear el arbusto, pero si al final viene a tu llamado, felicítalo y prémialo. Darle tiempo para responder le dará confianza.

  • No seas un tirano.

Negocia con tu Super Cachorro, intercambia y cede en las cosas que consideres menos graves y menos estrictas.

  • Revisa las reglas de tu casa, cuestiona qué tan absurdas u obsoletas son para tus hijos. Modifica las reglas según las edades de tus hijos.

Ajusta las reglas para cada uno de tus perros, pero sólo respecto a sus edades y necesidades. Por ejemplo, si tienes un perro con necesidades alimenticias específicas ajusta sus horarios y la dieta, pero no por ello las tendrás que modificar en tus otros Super Cachorros.

  • NO ignores, NO rechaces y NO inhibas.
  • Lastimar creyendo que educas es el peor error que puedes cometer educando a tus hijos.

Super Cachorros te recomienda que no hagas caso a los consejos en el parque de los entrenadores que tratan de imponer métodos basados en el castigo para la educación de tu perro. Nadie sabrá mejor que tú lo que necesita, busca apoyo profesional y siempre prefiere el método en positivo.

¡Corre la voz!

Hagamos cultura canina.

promo-diplomado-banner01

 

Deja tus comentarios:

Revisar también

JuguetesToxicos

Juguetes ¿tóxicos?

¿Te has preguntado de qué están compuestos los juguetes que mastica tu perro? ¿Qué componentes …

Live Chat Software