Juego Canino

Todo sobre el juego canino

¿Qué tanto debe jugar un perro? ¿Por qué es importante? ¿Pelota, cuerda? ¿Debe jugar con otros perros? ¿Por qué? ¿Qué tanto es tantito? A continuación te contamos todo sobre el juego canino.

¿Los perros necesitan jugar?

Los perros son mamíferos sociales y todos los mamíferos sociales, incluidos nosotros, necesitamos jugar. El juego es una herramienta indispensable en el desarrollo de cualquier individuo pues a través del juego aprendemos cosas como: conocer nuestras habilidades físicas, explorar nuestros propios límites y los de otros, crear vínculos afectivos y fortalecerlos. El juego también tiene una serie de repercusiones positivas a nivel fisiológico. Cuando jugamos se liberan endorfinas y sustancias dentro del organismo que nos hacen sentir bien, fortalecen nuestro sistema inmune y nos revitalizan. Por lo tanto, además de paseos, tu perro ¡necesita jugar! Jugar contigo, jugar con otros perros, con objetos, texturas y en entornos diferentes.

Jugar con la pelota ¿es tan bueno como parece?

Quizá tu perro es de los que pueden estar jugando a ir por la pelota durante horas. Pero esta actividad no resulta ser tan saludable como parece. La excitación que se produce en el perro al perseguir, atrapar y regresar la pelota puede convertirse en un juego obsesivo que más que relajarlo lo estresa. El sistema simpático (sistema encargado de regular las respuestas de acción del cuerpo) se activa cada vez que le lanzas la pelota, y al activarse se liberan hormonas como el cortisol, adrenalina, noradrenalina y testosterona que retroalimentan las respuestas de estrés del organismo. Los músculos demandan una gran cantidad de energía, oxígeno etc para poder desempeñar esta tarea al máximo.

Entonces, cada vez que le lanzas la pelota a tu perro, su respuesta de estrés (estado de alerta que involucra las respuestas de lucha y huída) se activa, y si esto se repite de manera crónica (diario o varias veces a la semana por mucho tiempo) se incrementarán a nivel general los niveles de testosterona y cortisol aumentando la reactividad, irritabilidad y nerviosismo en tu perro.

Hay estudios que confirman que hay perros con desórdenes obsesivos compulsivos similares a los de los humanos: el equivalente a lavar las manos cada dos minutos para eliminar gérmenes sería correr por la pelota y regresarla por horas sin descanso.

Jugar con tu perro a aventarle la pelota y que la regrese puede ser muy cómodo para ti y una buena opción para que él haga ejercicio, pero debes ser muy prudente y parar antes de notar una sobreexcitación en tu perro. Define un tiempo específico para jugar, cuando notes que se altera demasiado, que otros perros se acercan a saludarlo, que te ladra con insistencia para que avientes de nuevo la bola, escóndela, acarícialo y mejor camina con él, permite que olfatee y que juegue con los otros perros que quieren saludarlo.

Es importante que tu perro caliente sus músculos antes de “arrancar a toda velocidad” y correr por la pelota. Te sugerimos una rutina de calentamiento donde trotes y camines con tu perro y no más de 5-10 minutos de pelota para después culminar el paseo con una caminata, juego con otros perros, juegos de olfato, etc…

Otros juegos

Jugar con tu perro tendrá beneficios para ti, para él y mejorará la relación entre ustedes. Jugar es de las cosas que más disfrutan los Super Cachorros, imagina cómo es cuando juega con su humano favorito: ¡TÚ!

Hay muchas formas en las que puedes reforzar este vínculo con él, desde jalar la cuerda, hasta esconder juguetes en el parque y jugar a buscarlos, o escondidas y que te busque, o que te persiga con algún juguete, o “haz lo que hago”.

En fin, hay muchos juegos divertidos que puedes llevar a cabo en el paseo de tu perro, o incluso dentro de casa, que mantendrán su mente y su cuerpo en actividad y estrecharán el vínculo entre ustedes.

Recuerda que tú tienes amigos y amigas con los cuales pasar lindos momentos, puedes ir al cine, sales a trabajar, pero tu Super Cachorro sólo te tiene a ti y te espera en casa para que le des un poco te atención. El tiempo que pases con él, que sea de lo mejor.

Juego entre perros

El juego es una acción espontánea que puede servir como entrenamiento para futuras conductas, fortalece los músculos, mejora la coordinación, sirve para el conocimiento de su lenguaje y facilita las interacciones sociales.

Como ya lo mencionamos los perros son individuos sociales que necesitan interacción con otros individuos de su especie, así adquieren sus habilidades locomotrices, exploratorias y sociales.

Cada perro tiene su forma preferida de jugar

En el juego entre perros es común que cambien las “modalidades” de juego. Algunos perros adaptan su estilo de acuerdo a las respuestas que presenta el compañero de juego. Hay algunos a los que les gusta perseguir, mientras otros prefieren que los persigan; algunos gustan de “molestar” con algún objeto a otro perro para que intente quitárselo; algunos prefieren jugar luchitas y darse mordidas leves en el cuello o las patas.

Es muy importante que permitas que tu perro juegue con otros perros, ya que ellos le enseñarán conductas y límites que tú no puedes enseñarle porque no eres de su especie. Debes observar muy bien su lenguaje, no reprimirlo cuando no es necesario y aprender a detectar cuando debes ayudarle a controlar un juego e igual que con la pelota, parar el juego cuando hay demasiada excitación, ya que si permites que los ánimos se enciendan, podría desatarse una pelea.

Lenguaje canino de juego

  • Caravana de juego: Cuando un perro saluda a otro y baja a nivel del suelo la parte delantera de su cuerpo, agita la cola y su ladrido es corto, es una invitación a jugar. La caravana de juego es la forma en la que ellos indican que todo lo que harán después es juego. Puede haber ladridos, gruñidos y mordidas, pero mientras haya pausas y caravanas de juego, no debes asustarte.
  • Correteadas: Aquí debes ser muy cuidadoso, si ves que a tu perro lo persiguen y él va con la cola entre las patas, invítalo a detenerse, no está jugando, está huyendo. Por lo contrario, si va con la cola alta, volteando para confirmar si lo persiguen y con una energía contenta, déjalo seguir.
  • Luchitas: Puede haber gruñidos, mordidas, empujones, caderazos, pero no permitas que una luchita dure demasiado. De preferencia que sean luchitas entre parejas, más de dos perros pueden generar una situación desventajosa y haber alguna situación indeseable. Si observas que alguno de los dos perros está teniendo una marcada ventaja, que se emociona demasiado, que muerde demasiado fuerte o que no lo está disfrutando, para el juego, llama a tu super cachorro y relájalo.

Cuando este juego se prolonga y los gruñidos suben de intensidad o no existen pausas puede haber problemas. Nunca pierdas de vista a tu perro y observa su lenguaje.

En las luchitas también podrás observar que uno de los perros se tira al suelo mientras otro muerde el cuello, recuerda que en estas circuntacias el juego no debe ecalar.

  • Montar: NO ES DOMINANCIA, muchas veces escucharás que cuando un perro intenta montar a otro, alguien comentará “es que quiere demostrar que es el dominante”, esto es totalmente erróneo. Es un tema en el que no profundizaremos en este momento, pero la dominancia sólo se presenta cuando hay un recurso en disputa.  Por lo contrario, CUANDO UN PERRO MONTA a otro en el juego, está indicando que tiene mucha ansiedad y hay que observar qué es lo que la provoca. Puede ser alguna carencia en sus necesidades o que algo lo está alterando. Lo mejor es que llames a tu perro y lo lleves a dar una caminata hasta que se relaje o se calme el perro que lo monta, así evitarás la ansiedad y una posible causa de pelea.

Mira los siguientes videos. Observa y familiarizate con el lenguaje canino de juego:

Deja tus comentarios:

Powered by Facebook Comments