HumanosQueLadran

Humanos que Ladran

Si, efectivamente muchas personas suelen “ladrar” al compás de sus perros. ¿Acaso eres una de ellas?

Responde el siguiente test:

1. Cuando tocan el timbre en tu casa y tu perro ladra, ¿sueles gritar o hablarle en voz alta pidiéndole que deje de ladrar al mismo tiempo que él sigue ladrando?
a) Sí
b) No

2. Cuando tu perro ladra por la ventana, la reja o la puerta a extraños que pasan ¿sueles gritar o hablarle en voz alta pidiéndole que deje de ladrar al mismo tiempo que el sigue ladrando?
a) Sí
b) No

3. Cuando tu perro quiere atención y es insistente ¿sueles gritar o hablarle en voz alta pidiéndole que deje de ladrar al mismo tiempo que el sigue ladrando?
a) Sí
b) No

HumanosQueLadran

Si respondiste por lo menos una A, entonces eres del club de los humanos que ladran.

No significa que precisamente los humanos nos expresemos con ladridos, pero nuestros gritos muchas veces asemejan lo mismo que queremos detener en nuestros perros: sus ladridos, fuertes, excesivos o constantes.

Hay numerosos acontecimientos en la vida diaria de un perro que pueden detonar sus ladridos. Los ladridos son la voz de nuestros Super Cachorros y es una de las tantas formas que tienen de expresarse. Es normal que ladren cuando pasa el camión de la basura, cuando tocan el timbre, etc.; y también es normal que sea molesto para los humanos. Si bien no podemos y no debemos pretender acallar el 100% de los ladridos de un perro, a veces es necesario que los ladridos excesivos disminuyan, o que ciertos momentos que provocan que “todos ladremos” sean un tanto más calmados.

¿Qué hacer con nuestros ladridos?

Lo peor que podemos hacer cuando un perro está ladrando es intentar callarlo con gritos. Nuestro perro estará distraído y alterado por lo que sea que esté pasando, y nuestros gritos o “intentos de órdenes” se convertirán en ruido de fondo. Este ruido de fondo le comunica a nuestros perros lo siguiente: “perfecto, todos estamos ladrando en casa, esa es la conducta adecuada”.

Entonces… ¿cómo podemos disminuir los ladridos? Si se trata de avisos en la puerta, hay que reconocer que nuestro perro está cumpliendo un “trabajo”, advertir al extraño que está en su territorio y, por otro lado, comunicar a la familia que hay un extraño cerca. Por lo tanto es importante darle una señal a tu perro para que sepa que ya lo escuchaste, que estás al tanto de la situación. Esto lo puedes hacer con un “gracias, ya escuché”.

Después de darle la señal a tu perro, llámalo para realizar alguna otra actividad. Un juego express lejos de la puerta puede ser muchas veces la mejor herramienta para terminar con los fuertes ladridos.

Por otro lado, una excelente práctica a largo plazo es darle la señal mencionada anteriormente y llamarlo lejos de la puerta, pedirle que se siente y premiarlo cuando esté sentado. La idea es que mantenga el sentado mientras “los extraños” o “el incidente” pasa. Al principio tendrás que darle un premio tras otro para poder competir con el gran distractor y evitar que regrese a ladrar a la puerta. Como sugerencia puedes usar pequeños trocitos de pollo cocido deshebrado. Así no añadirás demasiadas calorías, sal o grasa a la dieta diaria de tu Super Cachorro y te asegurarás de que el premio realmente le guste ;)

Screen Shot 2015-01-06 at 3.44.19 PM

Poco a poco tu perro aprenderá a irse a “ese determinado lugar” donde le das premios, cada vez que suene el timbre o pasen “los extraños”. No siempre tendrás que darle premio tras premio, pero sí durante las primeras semanas. Poco a poco puedes ir espaciando los intervalos en los que entregas el premio, y cuando tu Super Cachorro domine el ejercicio, recuerda premiarlo sólo una vez al final de la sesión.

La conducta de ladrar a todo volumen cuando algo sucede en casa, normalmente es algo que se ha repetido durante meses o tal vez años. Toma esto último en cuenta para aterrizar tus expectativas. Una conducta que lleva muchos años repitiéndose no se corregirá en una semana ;)

MORALEJA: Ladrando no conseguiremos hacer que nuestros perros dejen de ladrar. El silencio, el cambio de actividad, redirigir su atención, los premios y la paciencia harán que todo empiece a mejorar.

Collares antiladridos: NO son una opción.

Los collares antiladridos, son sólo collares programados para administrar castigos. Cada vez que tu perro ladre el collar automáticamente ejecutará un castigo: rociar un aroma irritante justo en la nariz de tu perro, o dar una descarga eléctrica (esto dependiendo del tipo de collar). Recibir este tipo de castigos es algo totalmente confuso para el perro pues ladrar es una conducta natural. Cuando un perro ladra es para comunicar algo, algo que para él es importante (hay un extraño afuera, llegaron visitas, está el camión de la basura, estoy aburrido, estoy solo, etc.). Castigarlo por ladrar es como si abofetearamos a un niño por expresarse. No es la manera indicada para abordar el problema. Los collares antiladridos son un método abusivo.

Aprende más sobre ladridos:

¿Qué significan los ladridos de tu perro? – AQUÍ

Ladridos excesivos – AQUÍ

Ladrar siempre que tocan a la puerta – AQUÍ

Powered by Facebook Comments

Te recomendamos: