Huesos Para Perro

Huesos para tu perro

Son tiempos de cambio y afortunadamente estamos modificando la forma de alimentar a nuestros Super Cachorros. Los huesos pueden ser un gran complemento en la dieta de los perros, pero hay muchos huesos que se astillan y pueden ser demasiado peligrosos. Si estás considerando darle huesos a tu perro, hay algunos puntos que debes considerar:

Huesos Cocidos

Los veterinarios recomiendan no dar ningún tipo de huesos cocidos, ya que al cambiar su consistencia a cocida, los huesos se astillan y se forman agujas que pueden clavarse en la garganta, el estómago o los intestinos, provocando sangrados, desgarres e incluso la muerte de los perros. (NO recomendable)

Huesos Crudos

Cuando decidas darle a tu perro un hueso, siempre dale un hueso que no haya pasado por cocción. De preferencia los huesos grandes como de rodilla de res son ideales para la limpieza dental y el entretenimiento de los Super Cachorros. Huesos tipo patas o piernas de pollo no son recomendables, pues por su composición suelen astillarse incluso crudos. (Recomendable)

Huesos muy pequeños

Debes considerar el tamaño de los huesos, pues un hueso muy pequeño puede ser tragado con facilidad y puede provocar asfixia. Se recomienda no dar ningún hueso menor al tamaño de la cabeza de tu perro, para que no lo trague fácilmente. Además, una de las funciones de los huesos en limpiar los dientes al ser roído, los huesos muy pequeños no pueden ser roídos, por lo que no cumplirían esa función. (NO recomendable)

Huesos procesados

Algunas tiendas de artículos para perros venden huesos “especiales” para ingesta de nuestros super cachorros, antes de comprar uno analiza su etiqueta. Cuestiona el proceso por el cual fueron tratados para llegar a su estado: ¿ahumados?, ¿incluyen saborizantes?, ¿parece que se astillan?, ¿contienen pintura?, ¿qué tipo de conservadores usaron?, ¿qué químicos habrán usado en el proceso de limpieza? Un hueso procesado puede incluir muchos químicos y aditivos no recomendables para los super cachorros, además de que suelen hacerse huecos y se astillan fácilmente. (NO recomendable)

Carnazas

Para saber más sobre las carnazas, lee este artículo.

NUNCA le des una hueso a tu perro si no vas a estar cerca para supervisarlo.

En caso de una ingesta accidental deberás estar al pendiente de cualquier síntoma extraño: inquietud, jadeo excesivo, caminar en círculos y por supuesto vómitos o diarreas. Cuando un trozo de hueso llega a perforar el tracto digestivo es URGENTE que se realice una intervención. Consulta siempre y de inmediato al veterinario en cuanto tengas dudas o sientas que tu Super Cachorro puede estar en riesgo.

 

Deja tus comentarios:

Powered by Facebook Comments