Enséñalo a comer

¿Cómo que enseñarlo a comer? Pues si… a continuación enlistamos ejercicios vitales para que tu cachorro aprenda a comer bien:

  • Acostúmbralo a darle de comer en tu mano. Una de las raciones que le das durante el día, dásela poco a poco en tu mano. Toma un pequeño puño de croquetas y mientras las come de tu mano dile “¡muy bien!”.
  • Usa la comida para que sienta confianza con las personas. Cuando tengas invitados, pídeles que tomen un poco de croquetas y se las ofrezcan al cachorro para que las coma directo de su mano.
  • Cuando tu cachorro está comiendo quédate a su lado y acarícialo mientras come. Si no se distrae mientras lo acaricias, felicítalo, quiere decir que se siente cómodo comiendo a tu lado.
  • Acostumbra a tu cachorro a confiar en que las personas no le quitarán su comida. Para ello pídele a tu familia que acaricie a tu cachorro mientras come y que todos practiquen el ejercicio de que coma de la mano del hombre.
  • Usa juguetes interactivos para darle de comer, eso estimulará su olfato y su mente y convertirá la hora de comer en toda una actividad. Los juguetes interactivos son los que tienen una cavidad que puede rellenarse con croquetas o premios.
  • Enséñalo a sentarse y estar calmado antes de darle su comida. Como premio por su buen comportamiento, entonces sí­, déjalo comer. Con esta práctica evitarás que la hora de la comida se vuelva una locura.

Siguiendo estos sencillos consejos, conseguirás que tu cachorro confíe en ti y que no desarrolle la tí­pica reacción de gruñir o morder si alguien se acerca a él mientras está comiendo.

El asunto es que si no le das de comer en tu mano (ocasionalmente… no nos referimos a toda la ración de comida dársela en la mano y tampoco hay que volverlo una costumbre) y si no te paras junto a él y lo tocas mientras come, entonces esto puede derivar en conductas agresivas más adelante: agresiones por protección de recurso valioso, es decir su comida. Un Super Cachorro debe confiar en sus humanos y saber que si alguien pasa por donde está comiendo, si se paran atrás de él, o si lo tocan o meten la mano en su alimento no es para quitarle su comida y que su alimento no está en riesgo. Por falta de estas prácticas es que existen tantas agresiones por parte de los perros hacia sus dueños o lo más común, hacia niños, cuando los perros son “interrumpidos” mientras comen.

Powered by Facebook Comments

Te recomendamos: