Collar Isabelino

El Collar Isabelino o el famoso cono de la vergüenza

Usar el Collar Isabelino o el famoso cono de la vergüenza, para los perros no es natural y puede resultar muy estresante y confuso.

En definitivo es la herramienta más usada en la mayorí­a de las heridas que resultan de accidentes o cirugías ya que son expuestas y en puntos del cuerpo en donde les es fácil alcanzarlas.

Dichas heridas generarán: dolor, comezón y molestias. Cuando un perro siente molestias o comezón en alguna parte del cuerpo, instintivamente se lamerá, morderá o rascará para intentar aliviar el malestar.

Aprende todo sobre los perros, incluyendo #PrimerosAuxilios estudiando nuestro #DiplomadoEnCienciasCaninas

El principal propósito del collar isabelino es evitar que un perro se rasque, se lama o se muerda alguna lesión o herida. Si no les colocamos el collar isabelino para proteger alguna lesión y esto puede derivar en:

  • infección de la herida
  • retiro prematuro de puntos quirúrgicos
  • irritación excesiva
  • la herida no cerrará ni sanará, por el contrario puede empeorar.
  • curación de puntos calientes (¿Qué son los puntos calientes?)

Posibles problemas que puedes enfrentar al colocarle el collar isabelino

  • No camina
  • Choca con todo
  • Gruñe o muestra los dientes si alguien se acerca
  • Se deprime
  • No puede comer o tomar agua

Soluciones

  • Motí­valo a caminar parándote enfrente de el donde sí­ pueda verte, y guiándolo con un premio que le guste.
  • Deja que explore su entorno, si crees que necesita espacio para moverse dentro de casa, aleja objetos que pueda tirar y guí­alo como mencionamos en el punto anterior.
  • No pongas la mano dentro del collar sin que primero te vea y le hables, de lo contrario podrí­a morderte. ¿Por qué? Porque no puede ver ni controlar lo que se mueve a su alrededor y se sentirá mucho más inseguro y vulnerable.
  • Eleva sus platos de comida y agua (venden platos elevados especiales para perros, pero puedes solucionar el problema colocando sus platos sobre un banquillo), esto le ayudará a tener acceso fácil a ellos aún cuando tenga puesto el collar.

Otros puntos importantes

  • Revisa que el collar no le apriete.
  • Si tu Super Cachorro es de pelaje largo o grueso, checa regularmente que en el borde del collar no se formen nudos.
  • Revisa también que el collar isabelino no se atore con su collar regular.
  • Acondiciona para tu Super Cachorro un lugar cómodo donde pueda descansar lejos del paso de las personas en casa y lejos del ruido. Eso le ayudará a sentirse más tranquilo.
  • Para dormir con collar isabelino colócale una almohada pequeña que le ayude a nivelar su cabeza.
  • El tamaño del collar isabelino debe ser lo suficientemente grande para cubrir la longitud del hocico de tu Super Cachorro. Si la punta de la nariz sobre sale del collar, necesitarás una talla más grande, de lo contrario alcanzará a lamer la herida “prohibida”.

Dependiendo de lo que el veterinario te indique y recomiende, es probable que puedas quitarle el collar isabelino por periodos cortos (por ejemplo para comer).

No lo trates diferente, los perros se acostumbran muy rápido a los cambios y en menos de lo que te imaginas, dominará el uso del collar isabelino. Jamás lo jales ni lo obligues a moverse si no desea caminar. Recuerda siempre motivarlo e invitarlo de manera calmada y alegre.

Powered by Facebook Comments