Perros De Azotea Russel Monk

Carencias que vive un perro de azotea

Fotografía: Russel Monk

En el año 2014 se aprobó para la Ciudad de México algunas reformas a la Ley de Protección Animal, en la que destacan varios puntos que puedes consultar en esta nota periodística.

Uno de los aspectos de esta reforma de Ley que más nos interesa, es aquella que se compromete a brindar a los compañeros de otras especies un “Vida digna”. La nota destaca:

La reforma prohíbe que los animales se encuentren en azoteas, balcones y a la intemperie.. No pueden estar encadenados. Las personas que abandonan a sus mascotas en las azoteas, aunque les brinden comida y una casita, serán acreedoras a multas ya que eso no [se] puede considerar como calidad de vida para ninguna mascota.”

Fuente: Catalina Díaz. “Conoce la ley y protege a tu mascota”. 02 de junio de 2014, Cd. De México, Milenio. Consulta 17 de marzo de 2018.

¿Por qué nos interesa esta reforma?

En Super Cachorros nos interesa que la vida en convivencia de perros y humanos sea una Vida digna para ambas especies. Para ello, consideramos de suma importancia hacer una conciliación en cada una de las familias para que las necesidades de todos los individuos sean satisfechas.

Necesidades no satisfechas

  • Contacto social. Los perros son seres sociales, igual que los humanos, necesitan pasar la mayor parte del tiempo con los que considera su familia. Pasar demasiado tiempo en aislamiento, ya sea en azoteas, cuartos, jaulas o patios, impide que el desarrollo social del perro se lleve a cabo correctamente. Por otro lado no se genera un vínculo afectivo entre el perro y su familia.
  • Alimento y agua insuficientes. Un perro que vive en la azotea puede sufrir carencia de alimento o de agua durante su estancia en ese lugar. Con la exposición al sol el agua puede contaminarse o evaporarse y el perro pasar largos ratos sin hidratarse; la comida puede sufrir cambios que no son convenientes, como arranciarse si son croquetas o fermentarse si es natural, lo cual puede desencadenar daños en órganos vitales, como los riñones.
  • La exposición al sol, la contaminación y las lluvias pueden tener repercusiones en la salud de los perros que suelen pasar todo el tiempo en una azotea.
  • Paseo y recreación. Aunque tú consideres que el perro se entretiene suficiente todo el día mirando a la gente, a otros perros, motos y autos pasar, lo más probable es que esto no le esté resultando nada recreativo. Tantos estímulos pueden tener un efecto negativo pues los niveles de estrés del perro se elevan constantemente sin dar lugar a la relajación necesaria para que su organismo se equilibre y esto puede desencadenar problemas de conducta y de salud muy graves. Lee más sobre estrés.
  • Ejercicio. Todos los perros deben tener una rutina de ejercicio. Limitar su espacio, además de ser cruel, puede tener repercusiones en su ánimo y en su condición física, lo que puede disminuir considerablemente su tiempo de vida.
  • Actividad mental. Los perros son grandes exploradores y tienen capacidades cognitivas muy superiores a las que se pensaba que tenían. Un perro que no encuentra retos en su día a día es un perro aburrido que podrá caer en conductas indeseadas con gran facilidad.

 

Conductas indeseadas

  • Conductas agresivas. El constante flujo de estímulos, como mencionamos antes, es un factor de estrés del perro. El estrés en todas sus formas modifica la conducta de nuestros perros. Mientras más estrés tienen un perro más probablemente empezará a mostrar conductas agresivas, con cualquier persona, incluso con los miembros de la familia.
  • Escapismo. Cuando un perro huye es porque no están satisfechas sus necesidades. Aprende más en este artículo.
  • Destrucción (y autodestrucción). La falta de actividad genera aburrimiento y el perro buscará romper cosas para entretenerse. También puede desarrollar conductas repetitivas, obsesivas y pueden incluso causarse severas lesiones. Lee más aquí.
  • Ladridos excesivos. Los perros ladran para comunicarse. Un perro que siente que no es escuchado tenderá a ladrar cada vez más, el aburrimiento, el estrés y la falta de comprensión provocará que el perro ladre por todo y todo el tiempo, llegando a ser una verdadera molestia para familia y vecinos, y de seguro que el perro tampoco lo está disfrutando.

 

Como podrás haber visto, hay muchísimas razones por las que no es NADA recomendable que un perro viva en la azotea o en un cuarto.

 

Recomendaciones:

Si por alguna razón tu perro debe permanecer cierto tiempo en un lugar de este tipo te recomendamos cubrir los siguientes puntos:

  • Antes de su permanencia en aislamiento, dar un paseo recreativo de al menos media hora (si es más tiempo, mucho mejor). Aprende aquí cómo tener un paseo increíble.
  • Cuenco de agua fresca y limpia a su alcance y en un lugar techado.
  • Comida fuera de los rayos del sol. (Comida entretenida para lograr alimentarlo y al mismo tiempo fomentar su estimulación mental).
  • Juguetes para entretenerse
  • Juguetes interactivos para fomentar su estimulación mental
  • NO DEBE PASAR MÁS DE 4 HORAS en ese lugar aislado (tiempo recomendado para un perro adulto)
  • Debe tener una casita o transportadora en un lugar fresco para resguardarse cuando lo necesite
  • De preferencia evitar que permanezca en lugares con vista al exterior, puedes cubrir ventanas o balcones con telas obscuras o con mantas o cartones decorados.
  • NO LO DEJES AMARRADO. Puede lastimarse y es muy probable que sus niveles de estrés y frustración lleguen muy alto.

 

Recuerda que un Guía Super Cachorros puede ayudarte a adaptar el entorno de tu perro para que ambos logren una integración y una relación basada en el amor y en la comprensión. Escribe a guias@supercachorros.org.

Powered by Facebook Comments