Agresion

Agresión en Perros

Cualquier Super Cachorro puede presentar conductas que parezcan agresivas.

Consideramos conductas de alerta o advertencia:

Consideramos conductas de agresivas:

  • Ladridos con una postura del cuerpo tensa, ofensiva o defensiva
  • Mordidas o intentos de mordidas (como mordidas al aire o chasquidos de dientes)

Las conductas agresivas son la manifestación de un estado emocional detrás de lo que “simplemente vemos”, por ejemplo: miedo, enojo-frustración o fastidio.

La agresión es un problema de comportamiento que debemos atender, pero el secreto para solucionarlo está en entender la causa de dicha agresión. Aunque a veces son varios factores los que influyen, podemos clasificar la agresión en varios tipos:

Agresión por protección o posesión

Cuando un perro cree que debe proteger algo o a alguien. Puede detonarse por invasión territorial o porque alguien intente quitarle algún recurso valioso (comida, juguetes, etc.). Aprende más sobre qué hacer si tu perro gruñe cuando te acercas mientras tiene algún objeto valioso. Si le has enseñado a tu perro que tú eres el que le quita sus cosas o alimentos y nunca se los regresa, es probable que estés propiciando que tu perro comience a mostrar agresión por protección de recursos. Debes comenzar a contrarrestar ese sentimiento y demostrarle a tu perro que tú estás ahí para darle, no para quitarle, quizá le debas quitar tu zapato del hocico, pero a cambio deberás darle un juguete que sí pueda morder.

Agresión por miedo

Cuando un perro es inseguro o se asusta por algo en particular y siente que su integridad fí­sica está en riesgo. Esto puede suceder tanto con personas como con perros. Con perros normalmente se da cuando dos perros que no se conocen y se encuentran por primera vez. Alguno de ellos o los dos, se pueden sentir inseguros y con miedo, es probable que el más miedoso intente atacar si es que no tiene la opción de alejarse (cuidado con jalarlo de la correa o el collar mientras saluda).

Agresión por enojo

Cuando el perro se frustra, está estresado e irritado y algo lo “lleva al límite”. Es como cuando nosotros estamos irritables y con poca tolerancia y llegamos a decir “me colmaste la paciencia”.

Cuando un perro ha estado cerca de otros perros pero no ha tenido la posibilidad de saludarlos, comienza a ladrarles para llamarlos, si no lo logra, su frustración se irá incrementando y poco a poco tendrá enojo y es probable que cuando llegue a saludarlo, su ira sea tal que llegue directo a agredirlo. Si tienes un perro que presenta este problema, lo más seguro es que sea porque ha tenido poco contacto con otros perros.

Agresión por dolor

Este tipo de agresión se dispara cuando el perro siente dolor y alguien intenta tocarlo en el área lastimada.

Si tu perro ha usado demasiado tiempo un collar, lo mejor es que le realices estudios para comprobar que sus cervicales, columna y cadera estén en perfectas condiciones. Recuerda que ellos no pueden decirnos cuando algo les duele, y cuando esto pasa, son más intolerantes al contacto físico y a la cercanía de otros individuos. Más acerca de este punto HAZ CLICK AQUÍ

Agresión redireccionada

Dos perros están peleando y tú intentas separar al tuyo tomándolo del collar, en ese momento recibes una mordida. No quiere decir que tu perro fue agresivo contigo, sino que dirigió la agresión que estaba mostrando hacia el otro perro y tú fuiste el receptor.

También es común que cuando dos perros viven en la misma casa o salen juntos al paseo, si alguno de ellos ladra demasiado a otros perros, los dos comienzan a ladrar, contagiando la frustración y el estrés entre ellos, si alguno de los dos llega a encimarse al otro o está demasiado cerca, puede haber agresión redirigida y que eses dos perros comiencen a pelear.

Agresión por rivalidad

Este tipo de agresión la vemos tanto en machos como en hembras no esterilizados. Dos machos peleando por una hembra es un caso muy común o dos hembras peleando por un macho.

Agresión por desequilibrio químico

Este tipo de agresión es la más difícil de detectar ya que se requieren pruebas, estudios médicos y cuestionarios específicos para evaluar si el perro en cuestión tiene algún desequilibrio químico (baja o alta en la producción de ciertas sustancias en el cerebro) que sea la causa de la conducta agresiva.

¿Qué influye en que un perro pueda manifestar agresión o no?

¿Cómo detener y tratar la agresión?

Como Super Dueños, somos los únicos responsables de los problemas de agresión de nuestros perros y debemos estar conscientes de que puede representar un problema serio y lo mejor es solucionarlo cuanto antes.

Si hay manifestaciones de agresión es que algo no está bien, con la salud de nuestro perro, con sus emociones o con su manejo de la frustración. El principal problema es que si para un perro las conductas agresivas le funcionan y lo ayudan a conseguir “lo que quiere”, entonces estas conductas tenderán a repetirse y a incrementarse.

REVISIÓN VETERINARIA: Esto es lo primero que hay que hacer. La agresión puede ser el resultado de un problema clínico, ya sea que se trate de una enfermedad que le está provocando fiebre o malestares, o que se trate de un desequilibrio en la química cerebral.

ESTERILIZACIÓN: Los problemas de agresión son menos comunes en machos esterilizados porque eliminamos los picos de testosterona y los cambios hormonales bruscos que provocan estrés y frustración. Sin embargo, es importante saber que si tu perro ya es agresivo, la esterilización no eliminará mágicamente ese comportamiento. Como todo en la vida, la agresión también se aprende y si las conductas agresivas se repiten, se grabarán más y más en su memoria. Un perro que ya aprendió la agresión necesita ser esterilizado y además recibir terapia para corregir la conducta. La esterilización tiene muchos beneficios adicionales, entre ellos darle una vida más sana y más larga a tu Super Cachorro. Más info sobre esterilización aquí.

ACUDIR CON UN PROFESIONAL: Necesitarás acudir con un profesional que sepa sobre comportamiento canino. No servirá de nada acudir con un entrenador que enseñe obediencia. Tampoco servirá de nada intentar corregir por la fuerza o con agresión un problema de agresión. Intentar modificar la conducta agresiva de un perro usando collares de ahorque, collares de picos, collares electrónicos, regañando, gritando y sometiendo, sólo provocará que la agresión, el estrés, el miedo y la frustración del perro aumenten.

Si tu perro es agresivo y lo llevas a un curso de obediencia, lo que obtendrás es un perro que se sienta, se echa, se queda quieto y además ¡es agresivo! Necesitará una terapia conductual que utilice métodos no aversivos. Regañar y corregir a un perro agresivo, sólo empeorará las cosas ya que agregará factores de miedo y estrés a la situación.

EVITAR SITUACIONES: Mientras tu Super Cachorro supera el problema de agresión, evita exponerlo a situaciones que ya sabes que detonarán su conducta agresiva. De esta manera estarás ayudando a que se recupere más rápido y evitarás que dicha conducta se refuerce.

RECUERDA: Cuando te enfrentes a un problema de agresión con tu perro, nunca, nunca, nunca lo golpees, le grites o lo castigues. Ese tipo de acciones sólo intensificarán el problema y lo que buscamos es resolverlo. Tu Super Cachorro necesita tu ayuda y tu apoyo. Él quiere aprender y con el método adecuado, cambiará su conducta en menos de lo que ladra un perro :D

SI TU PERRO TIENE UN PROBLEMA DE AGRESIÓN ¡CONTACTA A LOS GUÍAS SUPER CACHORROS! Escríbenos a guias@supercachorros.org para poder ayudarte.


Si te gustó este artículo también te interesará leer:
Detonadores de agresión” y “Qué hacer si dos perros se pelean

Deja tus comentarios:

Powered by Facebook Comments